Tenemos una historia para contarles

El jueves en la mañana salimos a dejar las obras en la exposición, nos levantamos temprano, caminamos sobre las hojas secas del otoño (la nueva experiencia de mi primer otoño) y entregamos los cuadros mientras las señoras que nos los recibían nos respondían cosas en su inglés neocelandés inentendible. Entre todas esas cosas nos dijeron que la inauguración era a las siete de la noche así que me preparé para ir sola porque Lean tenía que trabajar.

img_0346

Llegué a las siete y pico y había unos artistas invitados hablando de la exposición y de lo mucho que les había gustado bla bla bla (entendí la mitad de lo que decían), yo me quería ir a ver la exposición pero estaba bloqueada por el corrillo de gente. Entonces esperé que terminaran de hablar. Al final llega una señora con unos papeles: saca el primero, lee un nombre y una chica se acerca, dice “thank you”, la jurado dice unas palabras acerca de su obra y vuelve al puesto. Así pasa con otras dos personas, dicen el nombre, el artista pasa al frente, le hablan de la obra, dicen “thank you” aplausos y fin. Sacan un nuevo papelito y dicen: “Marcela yaram.. yaramil… “how can you say that? Yaramil… Diaz” Whattttt!!!!! yo levanto mi mano y grito… Jaramillo!!! it´s me!! la gente se ríe y yo no entiendo que rayos esta pasando. Paso al frente mientras todos me miran y la jurado me dice (en inglés) que le encantaron las obras, que el punto de vista, que los colores, que las manchas de la acuarela, que el registro de la vida, que la luz, que los tres, que el paisaje de lo cotidiano…. que le EN-CAN-TA-RON…. nahhhh…. en serio nos está pasando esto? Aplausos, la gente me mira, yo estoy roja y vuelvo a mi puesto con las manos temblorosas y el corazón acelerado.

img_0366

pintura-3 pintura-2 pintura-1

Se terminó la ceremonia y yo me sentí como una rockstar, la gente me hablaba, me perseguía, me preguntaba cosas, me felicitaba y yo solo sonreía y decía “oh thank you, thank you sooo much!” mientras le narraba a Lean minuto a minuto de lo que había pasado por mensajes de texto.

Me fuí para la casa sin entender lo que nos habíamos ganado, para mi era un diplomita de reconocimiento porque les había gustado y listo, al otro día fuimos en la mañana y nos dimos cuenta que nos habíamos ganado el primer puesto sobre todas las pinturas de la exposición, los otros reconocimientos eran para escultura, fotografía y collage.

img_0376 img_0373

“Me estás jodiendo?” dice Lean.

Dimos una vuelta por la galería, votamos por las obras que nos gustaron y salimos saltando de felicidad a celebrar con helado y papas fritas.

Nos vamos a llenar de plata!! Las vamos a vender todas!! se van a pelear por nuestras pinturas!! hagamos más y las subastamos!!!

pasó un día y no habíamos vendido ninguna… “bueno, creo que nos entusiasmamos demasiado… esperemos a ver que pasa mañana”

Pasaron dos días y nada…. “Está todo bien, las hubiéramos vendido si hubiéramos hecho un paisaje cualquiera o si hubiéramos hecho cosas complacientes”

pasaron tres días…. “Aggg malditos! compren nuestras pinturas que tenemos hambre jaaaa”… “por qué no las vendemos en la ruta? de pronto las compran!”

Cuatro días después volvimos a la galería a recoger los mismos tres cuadros que habíamos dejado. No vendimos nada de nada pero nos quedamos con la satisfacción de haber hecho lo que queríamos y de haber tenido un reconocimiento, nos sentimos como estrellas de rock incomprendidas así que las colgamos en nuestra mini casa con el diploma y con la esperanza de no ser un “one hit wonder”.

img_0440

el olor de la aspiradora

Cuando aspiro me acuerdo de mi abuelita. Viví en su casa grande toda mi infancia y adolescencia. En la sala y comedor teníamos una alfombra verde que aspirábamos periódicamente y como todo lo que uno hace con la abuelita es lindo pues… este es uno de mis recuerdos de ella.

Nuestra mini casa también tiene alfombra, no es verde pero esta linda. No aspiro periódicamente porque soy medio asquerosita, pero cuando aspiro me gusta como huele. Fin.

photo (8)

vamos a participar en una expo en Nueva Zelanda!!!! yujuuuu!!!

Hace un par de semanas nos enteramos que había una exposición de arte aquí en Wanaka, la “Easter Exhibition” que el wanaka Art Society organiza todos los años.

Como éste es un pueblo turístico la gente aprovecha y viene a pasar la semana santa y de paso compra un par de obras de arte.

Nosotros ni cortos ni perezosos cuando nos enteramos de esta exposición, mandamos los formularios y nos aceptaron para participar. El único problema era que no teníamos cara de artistas y ninguna “obra de arte” para colgar en la galería. Trabajamos como locos, yo empecé a buscar tutoriales de como pintar con acuarela en youtube, compré un par de pinceles de dudosa calidad, hice miles y millones de ensayos hasta que me sentí medio confiada para enfrentarme a la gran hoja en blanco. Mientras tanto, Lean empezó con su gran cuadro infinito que lo caracteriza.

A pesar de mis millones de tutoriales no tenía ni la mas remota idea de que iba a hacer: qué hago? qué hago? pinto el lago? hago las montañas? zzzzz me mata del tedio hacer paisajes. Lo que nos preocupaba de esta exposición era que no encajáramos en ninguna parte porque todo lo que exhiben son pinturas de paisajes muy elaborados o arte abstracto inentendible y nosotros con estos dibujitos hechos a lo maldita sea no íbamos a poder entrar.

Y bueno, después de una crisis de nervios, un poco de aire fresco y mis habituales tareas del hogar, empecé a pintar lo de siempre, lo que hago todos los días, regar las plantas, lavar la ropa, cocinar, aspirar y dibujar, ahí estaban mis dibujos chuecos hechos como bocetos para una ilustración un poco mas elaborada.

Nos queda una semana para entregar, terminamos el primero y tenemos otro empezado… ya les contaremos como nos va….

pintura-1

https://www.facebook.com/marcelipilla

https://www.facebook.com/marcelipilla

 

Estudié diseño industrial.
Durante toda la universidad pasé de semestre en semestre por la fe ciega que tenían los profesores en mí porque jamás entendieron ni uno solo de mis mamarrachos. En el último semestre, y con pánico de enfrentarme al mundo real sin poderme comunicar, empecé mis clases de dibujo.
El profesor era increíble, me mostró que en mis dibujos mal hechos estaban todas las lineas que necesitaba, y me enseñó que dibujar era aprender a mirar… me obsesioné con el dibujo y una tarde de viernes, mientras mis amigos preferidos me esperaban con una cerveza y yo preferí dibujar entendí que ésto era lo que iba a hacer el resto de mi vida.
Así pasaron y pasaron los viernes hasta que combiné dibujar con tomar cerveza y con estar con mis amigos mientras los dibujaba, eso fue en Bogotá mientras los chicos de Casatinta (antes tinto y tinta) me mostraron que dibujar no era hacer dibujos bien hechos sino comunicar, narrar, contar algo.
Sin la presión de encontrar la proporción áurea en mis dibujos me dediqué a callejiar y dibujar.
Hasta hoy ha sido así: Dibujo, les cuento mi vida, salgo a la calle y después, cuando vuelvo a mis viejos cuadernos vuelvo a vivir todo lo que dibujé.
Ahora les digo Gracias y les hablo en serio porque me sorprende los que me siguen, los que me escriben, los que empiezan a dibujar porque les pude trasmitir esta emoción, los que se ríen y se identifican con mis pendejadas y sin mas melosería les digo que seguiré dibujando día y noche y que ahora que encontré este chico que dibuja conmigo vamos a darle la vuelta al mundo con estos dibujos.

photo (5)

El año pasado empecé a aprender a tocar piano, no lo logré porque me fui de viaje y todo eso pero mi reto era aprender a tocar “melodía al rio” de Rubén González, él es mi favorito, lo amo con pasión y locura

photo (6)

ODIO el corazón del tomate

Yo cocino… cocino TODOS los días, y casi siempre hago cosas con tomate. El tomate deliciosisimo tiene en el centro el corazón que es duro y con textura de rama de árbol, ODIO mucho mucho cuando la gente no le saca el corazón y lo ponen en una pizza o en una ensalada o en cualquier cosa comestible.

IMG_0049